viernes, 5 de noviembre de 2010

Relatos de Parto. Una llegada inesperada.

En nuestro foro tenemos relatos reales de parto ,que en la mayoría de ocasiones, nos emocionan y nos hacen llorar, es el caso de Ana Belén, que nos relató su experiencia de parto prematuro, aquí os lo dejamos contado en primera persona.

Relato de Ana Belén.
Desde agosto estaba controlándome la tensión porque la tenía en el límite. Ya en octubre tuve que ir un día a urgencias porque la mínima la tenía a 10, me hicieron unos análisis y como no tenía proteína en la orina, me mandaron para casa y a seguir controlándola. 
Mi FPP era para el 6 de febrero. 

Lunes 30 de noviembre

Tengo cita con la matrona, me toma la tensión y tenía la tensión alta, me dice que en cuánto saliera de la consulta, me fuera para mi médico y que me pusiera tratamiento para la tensión. Asi fue, salgo, y mi médico me manda una pastilla cada 24 horas. Me dice que vuelva en unos días para ver como iba el tratamiento.

Jueves 3 de diciembre

Vuelvo a mi médico para ver como va la cosa y otra vez la tensión muy alta, me manda para el hospital, diciéndome que prefiere que me vea un ginecólogo y allí ellos me mandarían el tratamiento y las dosis adecuadas. Voy al hospital, me pasan a monitorizarme para ver como va la cosa y nada empiezan con el tratamiento. Me dejan dos días ingresada y el sábado día 5 de diciembre me dan el alta. Tratamiento: Tomar la medicación y seguir controlando la tensión regularmente. Durante éstos días me ponen los corticoides para la maduración pulmonar de mi bebé.

Martes 8 de Diciembre

No tenía ganas ninguna de ir a tomarme la tensión, pero decidí ir, otra vez alta, 15-9, asi que con las mismas me voy al hospital, alli directamente a paritorio y otra vez monitores. Me hacen análisis, los de sangre vienen bien, el de orina no, tengo la proteina esa (no me acuerdo del nombre, proteurina o algo asi creo que se llama) y los monitores tampoco salen muy alla, el niño no se mueve apenas. 


Me hacen una eco, tengo muy poco líquido amniótico y ya empiezo a oir rumores de que me mandan a Jaén por lo que pudiera pasar, allí tienen U.C.I. pediátrica. La ginecóloga me dice que hay que terminar con el embarazo,   ¡buff! sonaba fatal con esas palabras. Me dice que mi niño no está bien ahí dentro y yo tampoco estoy bien con él dentro, el riñón se me estaba dañando.

A todo ésto me hizo un tacto y me dice que tengo el cuello cerrado, me pongo bastante mala, unos dolores de espalda horribles y un dolor en la boca del estómago. Me ponen glucosa para animar al niño, pero vamos, mejoró la cosa pero vamos, nada. Me hace otra eco para ver mejor la cosa y para ver el peso del bebé, mientras me la hacía me daba algo de los ardores que tenía. Ahí le salía un peso de 1160 gramos a mi bebé, venía pequeño para su tiempo, solo el peso, las demás medidas estaban bien.

Me mira a ver las aguas como estaban, estaban claras. Y ya con esas llaman a la ambulancia para que me lleven a Jaén. Llega la ambulancia y camino a Jaén.


Miércoles 9 de diciembre (el día más feliz de mi vida).

Son las 2 de la madrugada cuando llego a Jaén, me suben a planta, y nada, me bajan a paritorios, ésta vez más sola que la una, no dejan entrar a mi marido, en Úbeda si. Me ponen monitores y me dan un zumo para animar la cosa, pero vamos, el ginecólogo (una excelente persona, muy cariñoso), entra cada dos por tres y se queda mirando el gráfico. A todo ésto yo me estaba quedando roque, que sueño tenía y el dolor de espalda casi se había ido.

A las 5 entra y me dice que se iba esperar a la mañana, pero que no, que me hacía la cesárea ahora mismo, total, me preparan, llaman a mi marido para explicárselo y vienen los anestesistas, deciden que será anestesia general. Yo iba cagada. MI maridio habla con el ginecólogo en otro lado, el otro día me dijo lo que le dijo él, "Si no la hacemos ahora la cesárea, ni tu mujer ni tu hijo amanecen" . Yo no sabía que estaba tan mal. Las plaquetas me habían bajado mucho, bueno se me había transtocado todo.

De camino al quirófano le digo al ginecólogo que tengo miedo, me acaricia la cara y me dice que todo va ir bien, que no me preocupe. Bueno, me paso a la camilla me atan, me echan el betadine, me echan las sábanas verdes en lo alto, me ponen la mascarilla y .....

De repente oigo, Ana Belén, Ana Belén, abro los ojos, me pesaban un huevo, y lo primero que hago es preguntar por mi hijo, me dicen que está con los pediatras. Y nada, me llevan a la URPA, algo asi como la UCI, y me tienen alli dos días, entré el miércoles a las 6:40 y salgo el jueves a las 22:30, solo 3 visitas al día. Primero entró mi madre, me dice que el niño está bien y que es muy bonico. A la tarde entró mi marido, no entró antes porque no tenía la foto del nene y se creería que lo iba a morder o algo.... , y por fin me trae la foto de mi niño, (no dejaban hacer fotos, pero bueno). Que guapo es (amor de madre, jejeje)....Allí me tratan genial, pero me aburría un montón, y el jueves por la noche por fin me suben a planta.

Viernes día 11 de diciembre (el día que conocí a mi pequeñín)

No había pegado ojo en toda la noche porque tenía mucha calor. Estoy ansiosa en la habitación esperando a que llegue el ginecólogo y que me quite todas las vías que tengo puestas y la sonda. Viene el mismo que me hizo la cesárea, me pregunta, ¿Cómo estás hija? Ya os digo una persona estupenda y encima es muy apañado, jejejeje.... Me dice que por él puedo levantarte y que me quitba las vías, pero que antes me tenía que ver la nefróloga y ella era la que me tenía que quitar la sonda y vías. Viene la nefróloga y luz verde para quitarmelo todo. Mientras tanto viene Aseremeke, y entre ella, mi madre y mi suegra me ayudan a levantarme. Veo las estrellas al levantarme, aun asi lo hago y me siento en un sillón, y ahí esperando a que llegue mi marido para montarme en la silla de ruedas e ir a ver a mi niño.
Mi marido llegaba por la tarde, yo estaba que mordía ya de la ganas que tenía, y ya sobre las 5 viene. Me subo a la silla de ruedas y nos ponemos en marcha, y madre mía cuando entré y lo vi, vino la enfermera y me bajó la incubadora. Que chico era, la foto engañaba y bastante. Buff que llorera, llorera de emoción, llorera de lo pequeño que era, llorera de que estaba llorando y no poder consolarlo ni cogerlo.... Lo pasé fatal, pero ahí estaba, no necesitó oxigeno ni nada, todo un campeón. A partir de ahí iba a verlo todos los días, y por fin el miércoles en una de las visitas, me dice una muchacha. De que número eres la madre, y le digo, del 4, y me dice no te vayas que quiero hablar contigo. Me vuelvo al box, y se presenta, me dice que si tengo tiempo, le digo que si, y me dice, pues venga que vas a coger a tu hijo. Chicas no puedo describir lo que sentí, fue maravilloso, una criatura tan pequeña como levantaba la cabecita y miraba para todos lados, fue genial, estuve una hora asi, y por la noche volví a cogerlo por lo menos otra hora y media, mientras estaba en brazos estaba super tranquilo, las pulsaciones reguladas, todo estupendo. Y bueno, el jueves me dieron el alta y ahora voy y vengo todos los días, me quedaré en la casa de de Aseremeke porque vive al lado del hospital, no sabre nunca como agradecérselo y bueno todo bien. También el jueves Pepe salió de la U.C,I.

Y nada, Pepe va para arriba y cada vez está más guapo. 



Asi fue todo, fue duro pero bueno, por mi hijo todo merece la pena. Todo ha pasado antes, pero bueno, he conocido a mi niño 2 meses antes de lo previsto.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

nena, cada vez que leo tu historia lloro como una tonta, se por lo que has pasado, te he visto llorar varias veces, se lo mal que lo pasaste cuando te dieron el alta y tenias que dejar a Pepe allí, pero casi un año despues esto ya es pasado y se queda en el recuerdo porque tu presente es Pepe que esta grandisimo y guapisimo.
Los tres sois unos valientes
Os quiero
Maria

Anónimo dijo...

No se cuantas veces he leido la historia de tu luchador y de ti misma y siempre acabo con lagrimas en los ojos, y ahora cada vez que veo como crece Pepe en las fotos me alegra saber que fue capaz de dar una leccion de superacion a todos.

Un besazo guapa
Ana Fernandez

Anónimo dijo...

Bueno, cómo de la otra manera no sale, lo hago como anónimo.

Chicas, muchas gracias por vuestros comentarios, no os voy a negar que fue duro, pero gracias a gente como vosotras, a las chicas del foro, a la familia, amigos, a mi marido, con vuestro apoyo, me hicistéis llevar ésto más llevadero.

Siempre os agradeceré lo bien que os habéis portado conmigo.

Pai guapa, sabes que te quiero mucho mi niña, verdad??? Nunca sabré como agradecerte todo lo que hiciste por mil.

Ana tocaya, muchas gracias, no nos conocemos en persona, pero seguro que eres estupenda, cómo lo demuestras ser. Ya mismo le ves la carita a tu niña, oleeee...

Un besazo....

Anónimo dijo...

se que me quieres mucho, igual que yo a ti y por supuesto a tus dos hombres, encontrarnos en aquel foro es lo mejor que nos ha pasado, sé que tengo una amiga de las de verdad y para siempre.
Ya te he dicho mil veces que no tienes nada que agradecerme que yo lo que hago lo hago porque me sale del corazón, la única pena que tengo es no estar un poquito más cerca para disfrutar mas de vosotros..........
Os adoro
María

Raquel dijo...

Ana... tngo tanto q agradecerte.... de verdad... lei tu historia y me emocione, pero por mucho q tratara de ponerme en tu lugar era imposible... ahora q me esta tocando a mi vivirlo, sé lo dificil q son estos momentos,pero q somos muy fuertes y nuestros hijos unos campeones...

Gracias por tu apoyo, siempre has estado atenta a los aances de Pablo y sé q gracias a ti estoy podiendo sobrellevar esto de otra manera.

Gracias a Pepe por demostrarme q estos peques son unos luchadores y q mi Pablete tambien llegará a crecer sanote a nuestro lado.

Un abrazo Raquel y Antonio